La capilaridad o absorción de fluidos (en inglés, “wicking”) se produce cuando un tejido absorbe un líquido o aceite.

La absorción de líquidos o aceites por el tejido inferior de una banda transportadora puede dar lugar a problemas como la deslaminación o separación de telas. En aplicaciones alimenticias los microorganismos pueden ser absorbidos por capilaridad al tejido de la banda, favoreciendo su extensión por todo el tejido y dificultando su limpieza.

Nuestras bandas resistentes a la capilaridad (“wick resistant”) están elaboradas con tejidos que reciben un tratamiento especial y aprueban la prueba de Wicking Test G11, un concepto definido en una directriz de la FDA de junio 2011, capítulo G sección 11.   Según la prueba, las bandas con soporte textil deben probarse con un colorante alimentario formulado con agua: penetraciones superiores a 1mm son inaceptables. Las bandas Esbelt ´´wick resistant´´ previenen la absorción de agua y aceites, aumentando la higiene en las aplicaciones alimenticias.